Conduccion Eco

Conducción económica

 
 

No deje el motor al ralentí

La mejor forma de calentar un coche es rodando. Si el motor es de gasolina inicie la marcha nada más arrancarlo. Con motor de gasóleo espere unos pocos segundos. Y si prevee una parada prolongada (más de 2 minutos) apague el motor.

Anticípese al tráfico

Circular a velocidades demasiado altas, acelerar rápidamente y detener el vehículo con brusquedad aumenta el consumo.

Sea educado y social

Controlar sus emociones le hará conducir de forma más relajada, más eficiente. Los conductores educados consumen un 18% menos que los poco inteligentes emocionalmente. Además es mucho más relajante

Revise sus neumáticos con regularidad

Si se asegura de llevar los neumáticos hinchados a la presión más elevada que recomienda el fabricante, podrá reducir sustancialmente el consumo de carburante.

Emplee el aire acondicionado y la calefacción con moderación

Una utilización de estos elementos de forma abusiva y a gran potencia puede llegar a sobrecargar el motor. A bajas velocidades es más eficiente bajar la ventanilla.

Acelere con suavidad

No pise el acelerador de golpe, una presión demasiado fuerte reduce la eficiencia del carburante y aumenta su consumo.

Utilice marchas altas

A partir de 50 km/h podemos circular en 5ª velocidad. Conduciendo a bajas revoluciones el esfuerzo del motor es menor, y por lo tanto también su consumo. No use el punto muerto con el coche en movimiento

Mantenga la distancia de seguridad

Si circula por una vía con tráfico fluido, mantenga la distancia de seguridad, así evitará estar frenando y acelerando constantemente.